domingo, 13 de marzo de 2011

Juan Antonio González Iglesias POESÍA



Normalmente se habla de novelas, pero existen todavía poetas merecederos de un espacio principal. El poeta salmantino tiene ya una trayectoria interesante, varios poemario avalan su quehacer dentro de una línea de poesía testimonia, de la experiencia que dirían algunos, aunque las etiquetas ayudan sólo a clasificar a los poetas, pero no a definir líneas de creación. Juan Antonio González escribe poemas con un tono cercano, en una especie de diálogo con el lector y consigo mismo. Algunos tienen un destinatario y quizá alguna referencia destinada a él, cuyo significado no alcanzamos a descubrir del todo.
Los poemas que me gustan son los que tienen un tono de confidencia: "Si me despierto en medio de la noche, me basta con tocarte...".
Hay referencias a personajes de la Antigüedad cuyas palabras o hechos bien conoce el poeta, la unión entre lo viejo y lo nuevo tiene la virtud casi de lo sagrado en estos poemas. La capacidad de mantenerse en lo alto, observando a los clásicos latinos y griegos y el paso inexorable del tiempo es prodigiosa, con algunos hallazgos líricos geniales: Agustín de Hipona pronunciando unas palabras "mientras la Antigüedad se terminaba".
No es una poesía al uso, sorprende el desapego a las normas clásicas, la libertad de creación y de versificación, la mezcla de vocabulario más lírico con el más coloquial, la mezcla del tono cercano con la elevación grave en algunos asuntos, una poesía absolutamente comunicativa, que deja al lector el regusto del poema dando vueltas, sin terminar de acabar.
You light up my life Aristóteles dice: Título en inglés para hablar de Aristóteles. Eso es lo que quiero decir, que renueva el lenguaje poético, que es un poeta que abre vías de creación, que experimenta, sin dejar de ser claro, sin renunciar a una poesía lelna de contenido, de sentimiento, de guiños.
Otro día más.